Páginas vistas en total

viernes, 28 de noviembre de 2008

"ESTAD ATENTOS"





Del Evangelio según San Marcos (13, 33-37)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Mirad, estad atentos porque no sabéis cuándo vendrá el Hijo de Dios.
Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio un trabajo a cada uno de sus criados, encargando al portero que velara.
Estad atentos, porque no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, puede ser al atardecer, o a medianoche, o al amanecer: es posible que venga por sorpresa, sin avisar, y os encuentre dormidos.
Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡estad atentos!


Comenzamos este domingo el tiempo del Adviento : durante cuatro semanas preparamos nuestro corazón para la venida de Jesús. Adviento significa “venida, llegada”.

Durante este tiempo, en nuestra parroquia como en todas, iremos encendiendo una corona en la que destacan cuatro velas de distintos colores. Este año miembros del grupo de jóvenes prepararan junto a la corona, una decoración con símbolos Eucarísticos , así como una gruta vacía que representa esa preparación para la llegada del Señor.

La corona de Adviento es una herencia de la cultura germana. Mucho antes que los cristianos, ya se utilizaban estas coronas durante el mes de Diciembre: el frío y la oscuridad del invierno eran combatidos con el calor y la luz que provocaba la corona realizada con pino y que era quemada como símbolo de la esperanza de la llegada de la primavera.
El uso actual de la corona de Adviento es una muestra de la cristianización de la cultura. Cristo, con su llegada hace todas las cosas nuevas.


Con el Adviento comenzamos además el año litúrgico dividido en cinco tiempos: adviento, navidad, cuaresma, pascua, y ordinario.

Nos fijamos ahora en estas palabras de Jesús que nos cuenta San Marcos y que aparecen ante nosotros como una advertencia que puede provocarnos cierto temor. En tres ocasiones consecutivas Jesús nos dice: “Estad atentos”.

Pero lejos de ser amenaza, el Señor nos hace una invitación a vivir la vida en plenitud, a estar atentos de cada una de las cosas que hacemos, a vivir cada instante como el regalo que Dios nos hace. Nos llama a fijarnos en todo lo que sentimos; pendientes de todos los que nos rodean.

Nos dice que cuidemos de nuestro espíritu, de nuestra vida de oración. Nos recomienda que estemos preparados para presentarnos en cualquier momento en la Casa del Padre.

El Adviento es un tiempo ideal para intentar poner en práctica todas estas recomendaciones, aunque ciertamente todo el año es tiempo de esperanza , de preparación, de venida del Señor.

Personalmente he vivido el tiempo de Adviento junto con el de Navidad, disfrutando del privilegio que tengo, como todos vosotros, de ser cristiano. Ser seguidor de este Jesús que vive, muere y resucita por mí, me ha hecho indigno merecedor de esta existencia terrenal de felicidad y esperanza que nunca termina, sino que algún día se transformará en la autentica Vida.

Desde este blog queremos invitaros a que aprovechéis este tiempo de Adviento, abriendo ojos y oídos hacia el exterior, dando gracias por todo lo que tenemos, y fundamentalmente , haciendo un viaje hasta nuestro propio interior. Tenemos que conseguir dedicar un tiempo para sentarnos a charlar con nosotros mismos. Tenemos que reforzar los tiempos dedicados a la oración. Tenemos que convertir el viejo corazón en cálido, limpio y humilde pesebre .

No hay comentarios: