Páginas vistas en total

jueves, 19 de marzo de 2009

DIA 22 DE MARZO, DIA DEL SEMINARIO


Actualizamos el blog para celebrar este día tan importante para la Iglesia. Este día en el que todos dirigimos la mirada al seminario y oramos con especial fuerza para que el Señor de la mies mande obreros a su mies.

El seminario es lugar de formación intelectual y espiritual. Es lugar para mirar lo vivido con los ojos puestos en Dios, dueño de toda vida. Es lugar para convivir con los hermanos que han sido también llamados; compartiendo anocheceres y sombras, y sobre todo, amaneceres y luces.

El hombre busca irremediablemente su plenitud, y como el pozo para llenarse necesita del agua, así nosotros para sentirnos plenos necesitamos del amor, pero no de cualquier amor: Necesitamos AL QUE ES EL AMOR.

Él que nos dio la vida, nos dio con ella la libertad para elegir amarle u olvidarlo, sin embargo al tocarnos con su Espíritu en el Bautismo nos hizo suyos, por lo que sin Él estamos de alguna manera desmembrados.

y a Él lo encontramos siempre en los otros:En los que nos rodean, los que nos necesitan, los más pequeños, los más humildes... Cuando uno siente esta necesidad de encontrarse con Dios a través del servicio a los demás, esta siendo llamado desde Dios a amarle y a desgastar la propia vida a medida que crece la de los demás.

Es por tanto imposible para nosotros vivir alejados de Dios. ¡Cuantas depresiones y soledades! ¡Cuantos vacíos y desesperanzas se producen en los que han decidido alejarse de nuestro Padre del cielo!

El día del Seminario es un buen momento para preguntarse a uno mismo. Es momento, para que entre el fragor de nuestras batallas diarias, nos paremos a mirar a Dios y a preguntarle ¿Y Tú que quieres de mí?.

Sólo un sacerdote sería capaz de transmitirnos la felicidad que siente por serlo. Sólo un cura podría asegurarnos que ha recibido mucho más de lo que ha dado. Sólo él podría decirnos: Merece la pena dar la vida por los otros.

Hemos recibido este regalo de la vida y debemos aprovecharla. No podemos dejar que el camino que Dios ha elegido para nosotros se llene de arbustos. Si los arbustos han crecido ya, debemos ser valientes para armarnos de machete y entrar en la selva de nuestros propios miedos y seguridades cortando todo lo que nos impide avanzar.

Quizás Dios te esté pidiendo que te hagas cura. Aunque no este de moda, aunque tus amigos no lo entiendan, aunque tu Madre se disguste. Quizás Dios te quiere para los otros.

Piensa en ello.

1 comentario:

Arcana Mundi dijo...

La pregunta que nos tenemos que hacer es; ¿es serio creer que el mundo moderno es compatible con una visión cristiana de la vida?
No lo creo.
Ser cristiano no es sonéir, ser cristiano es luchar.
Un saludo.